Sabemos lo difícil que es para muchos escoger la corbata acertada, por eso hoy, queremos proponerte una sencilla guía con tips básicos que te ayudarán a triunfar en bodas, reuniones de trabajo, comidas o cualquier tipo de evento al que necesites acudir con este, no siempre, cómodo complemento masculino.

Y es que una corbata es como nuestro sello de identidad y una vez descubrimos cuál es la ideal para cada camisa, cada cuello o cada textura, seremos los reyes del estilo y la moda.

El tamaño sí importa…

Sea cual sea tu complexión es IMPRESCINDIBLE que tu corbata llegue justo hasta la cintura, ni más ni menos. Esta es la medida exacta en cualquier cita protocolaria, salvo que por cuestiones de moda optemos por un traje  de estilo corto, ya que en este caso podemos permitirnos que la corbata cuelgue por encima del ombligo, aunque esto ocurre en muy pocas ocasiones.

Sobre el ancho, ahora la tendencia señala hacia aquellos modelos más estrechos, pero ¡ojo!, sin pasarnos. Lo ideal es que mida entre dos y cuatro pulgadas. Un ancho excesivo hará que nos parezcamos demasiado a esa imagen de nuestro tío, padre o abuelo que conservamos en casa y de la que siempre nos reímos sutilmente.

El arte del nudo

Olvídate de los super nudos de antaño que protagonizan las guías de sastrería, ahora el nudo estrella es el americano; es decir, ni grande, ni pequeño, ni perfectamente triangular. Se trata de un nudo muy natural y elegante a la vez que es válido para todos los cuellos.

El hoyuelo es clave

Para garantizar que tu  estilismo suba de pasable a impecable es importante que aprendas a hacer un hoyuelo en condiciones en tu corbata. Para ello, sigue estos pasos:

  • Cuando casi hayas finalizado de componer tu corbata, sólo debes presionar con el pulgar contra el dedo índice justo por debajo del nudo para que  la tela forme ese pliegue tan característico de las corbatas bien anudadas.
  • Seguidamente tendrás que tirar, suavemente, por el extremo delgado de la corbata para apretar el hoyuelo y hacer que el nudo se deslice.
  • Luego sólo tendrás que perfeccionar ambos lados del hoyuelo para que el resultado sea de 10.

Imprescindibles en tu fondo de armario

Aunque posiblemente no tengas mil y una corbatas en tu cajonera, creemos que es importante que conozcas cuáles son las 4 imprescindibles para cualquier ocasión. Toma nota y economiza recursos:

  • Lana: Ideal para combinar en invierno con tus trajes y vestimentas más gruesas.
  • Negra: Es una de las opciones más versátiles, por su elegancia y sofisticación en trajes clásicos, pero también por su frescura con vaqueros u otro tipo de pantalones.
  • Con topitos: un clásico inteligente.
  • Delgada: Para nosotros es un básico imprescindible 100%. Olvídate de las corbatas gruesas y elige un modelo estrecho en el color que más utilices o que más te guste.

 

¿Ya sabes qué corbata elegir?

¡Cuéntanoslo! 😉

 

¿Nos vemos en las redes sociales?

Facebook
GOOGLE
Twitter
YouTube
Instagram